El miedo a volar desde el punto de vista de un piloto

Párrafos

Muchas personas tienen miedo o viven el vuelo como una experiencia estresante y a menudo esto también acaba privando a sus seres queridos, que pueden sentir una gran pasión por volar, de la belleza de hacerlo.
De hecho, está claro que en una familia si uno de los dos no quiere volar, el otro también se ve obligado a mantener los pies en el suelo: esto hace que se pierdan muchas oportunidades de moverse con facilidad. ¡Cuánta gente se va de vacaciones en coche, incluso a costa de , conduciendo durante 12 largas horas en lugar de coger un vuelo de 45 minutos!

No es sólo el caso de quienes vuelan por turismo: en nuestros años en la Academia, hemos conocido a pilotos de que, aun siendo propietarios de una aeronave, se ven obligados a volar poco porque su pareja o acompañante no experimenta el vuelo de forma relajada. Cuando vuelan, se ven obligados a hacerlo solos y esto limita enormemente sus oportunidades de volar y moverse en el avión. A menudo pudimos superar estos temores gracias a la alto grado de seguridad que podemos garantizar con nuestros aviones, en particular esos modelos como el Cirrus que tienen un paracaídas balístico.

Miedo a volar y estrés

En nuestra experiencia profesional, hemos observado que el miedo a volar no siempre aparece inmediatamente, sino que puede surgir incluso años después del primer vuelo, aunque nunca se haya tenido una mala experiencia al viajar, como turbulencias y accidentes memorables.

¿Cómo surge entonces esta fobia tan extendida -se calcula que alrededor del 50% de la población italiana tiene aerofobia- y que puede aparecer a cualquier edad y en cualquier momento de la vida?

El miedo a volar en avión puede ser inducido por diferentes factores, que no siempre están relacionados con la altitud o con estar dentro de un avión: puede ser la sensación de claustrofobia para generar miedo; la idea de volar de noche o sobre el agua; el hecho de no tener el control de la situación; miedo a accidentes o atentados terroristas (generalizado en los últimos veinte años) y sólo en contadas ocasiones el miedo a volar está realmente relacionado con anteriores experiencias negativas de vuelo.

Cuando el miedo a volar no surge inmediatamente, aparece cuando se está en un periodo de alto estrés y se acompaña en vuelo de tres desencadenantes, veámoslos juntos.

Disparadores

La primera causa está relacionada con la los sentidos: oír ruidos, vibraciones, movimientos a los que no estamos acostumbrados en la vida cotidiana desencadena una respuesta negativa de nuestro organismo.

La segunda causa tiene que ver con pensamientos (negativos) relacionados con recuerdos del pasado. Tal vez experiencias negativas personales o escuchadas a amigos, en la televisión, en la web, etc. A estos pensamientos se añade a veces el Preocupación por dejar a los miembros de la familia en la estacada, especialmente si se es padre de niños pequeños.

Por último, el miedo suele estar causado por una valoración negativa y errónea de lo que ocurre en el aviónSentir una vibración es evaluado como catastrófico por quienes tienen miedo; ver a una azafata caminando rápidamente hacia la parte trasera del avión puede ser juzgado como señal de que algo peligroso está ocurriendo, cuando probablemente se trate simplemente de que el vino tinto del carrito de la clase business se ha acabado y la azafata va a buscar otra botella a la cocina.

Así que el miedo a volar rara vez es un miedo aislado. Siempre va ligado a otros miedos: ansiedad de separación (de los seres queridos), miedo a perder el control y tener que depender de otros (la tripulación), maternidad/paternidad (si me pasa algo, quién cuidará de mis hijos).

El conocimiento ayuda a superar el miedo

Los estímulos sensoriales anormales, los pensamientos negativos y las valoraciones erróneas de lo que ocurre tienen un denominador común: la desconocimiento que tienen las personas con miedo a volar respecto a la aeronave como medio de transporte y respecto al entorno técnico y normativo en el que se desarrolla el vuelo.

Hablando con amigos, conocidos, clientes, familiares de nuestros clientes, podemos decir que hay muy pocos conocimientos básicos sobre el mundo del vuelo y lo que hay detrás de cada hora de vuelo.

Y claro que es fácil tener miedo de algo que no se conoce: el problema es que el miedo es como un niño, ocupa todo el espacio que puede. Si no lo contienes y gestionas, se expande y ocupa otras áreas de tu vida: por eso, quienes tienen miedo a volar suelen manifestar el mismo estrés a la larga en el momento previo al vuelo, aunque sólo estés planeando un viaje.

Existen técnicas para superar el miedo y muchas compañías aéreas imparten cursos de hasta un fin de semana para superar el miedo a volar. En Aviación Profesional, con la iniciativa«Un día como piloto«, también intentamos aportar conocimientos para superar el miedo a volar. La buena noticia es que Quien tiene la voluntad de ganar, siempre triunfa.