4 pilotos de avión que han pasado a la historia por hazañas absurdas

Categories: Blog, Profesión Piloto

Una de las cualidades que debe poseer un piloto de líneas aéreas es la capacidad de mantener la cabeza fría en las situaciones más complicadas. Sin embargo, hay algunos conductores que han saltado a los titulares en los últimos años por afrontar las dificultades con esa pizca extra de ingenio, creatividad y temeridad.

¡Aquí te contamos cuatro historias realmente absurdas!

 

El mejor retraso

En 2014, un avión de Frontier Airlines se quedó atascado en la pista de Cheyenne (Wyoming) durante más de una hora debido al mal tiempo. Su piloto, Gerhard Bradner, muerto de hambre por la larga espera, decidió tomar cartas en el asunto y llamó a Domino’s para pedir pizza para él, el personal y todos los pasajeros a bordo. El piloto anunció la llegada de la pizza de la siguiente manera: «Señoras y señores, Frontier Airlines tiene fama de ser una de las aerolíneas más baratas de Estados Unidos, pero su capitán no lo es. Ni que decir tiene que el avión estalló en sonoros aplausos y el piloto pagó la cuenta de todos.

 

«Les habla el capitán, tenemos una pequeña avería…»

El piloto Eric Moody sobrevolaba Indonesia en 1982 cuando el avión empezó a tener problemas de motor a 37.000 pies de altitud. Moody, sin perder la calma, anunció a toda la tripulación y a los pasajeros: «Damas y caballeros, les habla su Comandante. Tenemos un pequeño problema. Los cuatro motores se pararon. Estamos haciendo todo lo posible para que vuelvan a funcionar. Confío en que no esté demasiado angustiado por esto». Afortunadamente para todos, a 12.000 pies, los motores volvieron a arrancar y aterrizó sin problemas. Años después, Moody admitió a la BBC: «Sí, daba un poco de miedo».

 

Un piloto nunca está de vacaciones

En 2014, un piloto fuera de servicio se vio obligado a entrar en acción cuando en el vuelo de United Airlines a Denver, en el que viajaba con su mujer, el capitán del avión sufrió repentinamente un infarto a 30.000 pies de altura.

El personal hizo entonces un intento desesperado anunciando a los pasajeros: «¿Hay algún piloto a bordo?». Afortunadamente, el capitán de las Fuerzas Aéreas Mike Gongol se encontraba en ese vuelo y, tras obtener el permiso de su esposa, entró en la cabina para ayudar al copiloto a realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Omaha. Un piloto nunca está realmente de vacaciones.

 

Un vuelo sobre el volcán

Los retrasos y desvíos suelen significar malas noticias para los pasajeros. Las personas a bordo de un vuelo de Icelandair en el verano de 2014 parecían más que felices de hacer un recorrido aéreo extra mientras el capitán del avión les mostraba de cerca la erupción del volcán Bardarbunga. El vuelo «panorámico» ofreció a los pasajeros la oportunidad única de ver el humo y la lava saliendo del cráter, lo que compensó el ligero retraso.

 

¿Sueña usted también con vivir esos momentos memorables como protagonista? No podemos garantizar que estén ahí en tu carrera, pero mientras tanto obtén tu licencia ATPL con nosotros para convertirte en un experimentado piloto de avión capaz de manejar cualquier situación, ¡para todo lo demás está tu creatividad!